La clave del éxito para conseguir una plaza de funcionario: aprender a hablar en público

¿Nos encontramos preparados para hablar y defendernos en público? ¿Poseemos los recursos necesarios que nos garanticen unas presentaciones exitosas y brillantes? Rotundamente, no.

La mayoría de nosotros no hemos tenido una formación sólida y fiable en estos menesteres, quizás algunos han tenido la suerte de contar con algunos ejemplos de profesores que eran auténticos oradores, capaces de convencer con un par de frases inspiradas y su sola presencia, pero es una simple cuestión de azar.

A la hora de realizar la defensa oral ante un tribunal de nuestra programación y unidad didáctica es fundamental conocer y dominar las herramientas necesarias para realizar una exposición brillante, utilizando estrategias para captar la atención y fórmulas para superar los nervios y el bloqueo, profundizando en el dominio de los recursos lingüísticos y otras claves como la mirada, la voz o la presencia.

Cuando nos preparamos la parte final de nuestra oposición, esa en la que deberíamos desenvolvernos con soltura y tranquilidad ante el tribunal, y en la que lo deseable sería impactar y convencer sobradamente a quienes nos escuchan, solemos dedicar gran parte de nuestro tiempo, esfuerzo y energía en el contenido de nuestro discurso dejando en manos de la improvisación el cómo lo decimos, un error en el que el 90% de los opositores caen, porque…

Importa lo que decimos y más aún cómo lo decimos.

Si pretendemos realizar una exposición brillante, debemos ser conscientes de que comunicamos con algo más que las palabras, a la hora de transmitir una información a otras personas, ponemos en funcionamiento multitud de recursos, como por ejemplo, nuestra actitud personal, el lenguaje corporal o el tono que empleamos, que ofrecen mucha más información de la que comunicamos verbalmente. Todos y cada uno de los elementos citados anteriormente, son tan importantes como el propio discurso a la hora de realizar un acto de comunicación en público.

Existen diversos estudios que demuestran la importancia de la comunicación no verbal. Uno de los más difundidos es el desarrollado por el profesor Mehrabian sobre cómo se produce la comunicación, concluyendo que sólo el 7% de la información se atribuyen a las palabras, el 38% se relaciona con la voz y cómo se habla (entonación, proyección, resonancia, tono, etc.) y el 55% al lenguaje corporal (gestos, posturas, respiración, ojos).

Datos obtenidos del libro "Aprender a comunicarse en público: Guía práctica" del autor Martínez Selva, José María.

Datos obtenidos del libro “Aprender a comunicarse en público: Guía práctica” del autor Martínez Selva, José María.

Por tanto, debemos prestar especial atención a este tipo de lenguaje, practicando y observando los recursos ilimitados que cada uno de nosotros poseemos y, gracias a los cuales, nos hacen diferentes a los demás, permitiendo así que nuestras presentaciones sean personales y dinámicas, y logrando alcanzar nuestro objetivo final….conseguir una plaza como maestro/a.

Alicia Sicardo es Preparadora Personal de Oposiciones de Magisterio (Infantil y Primaria).

Tags: , , , , , , , , ,

Este contenido no permite comentarios.