Cómo gestionar el tiempo en un examen de oposiciones - Academia Claustro

Cómo gestionar el tiempo en un examen de oposiciones

En un examen de oposiciones tendrás que responder con bastante agilidad a las distintas preguntas porque el tiempo del que se dispone es limitado.

Muchos aspirantes no conseguirán completar la prueba.  El tiempo se convierte en un factor determinante que debes convertir en tu aliado. Te explicamos cómo hacerlo.

No te desanimes y piensa en positivo. No veas la escasez de tiempo como un problema sino como una oportunidad para aquellos que saben gestionarlo.

Para explicar nuestra técnica de optimización del tiempo tomaremos como ejemplo el primer ejercicio del examen del cuerpo de Administrativos de la Junta de Andalucía (C1.1000).

Según las bases de la convocatoria, en este primer examen se dispone de 120 minutos para responder a un total de 105 preguntas (el examen consta de 100 preguntas ordinarias y 5 de reserva, y tú debes contestarlas todas). Tienes poco más de un minuto para responder cada pregunta

Reloj de pulsera

Lleva al examen un reloj de pulsera.

Teléfono móvil

Durante el desarrollo de la prueba necesitarás ser consciente del tiempo que dispones en todo momento y no podrás mirar la hora en tu teléfono móvil porque, como es lógico, estos dispositivos están prohibidos durante la prueba. Por tanto, llévate un reloj de pulsera.

Reloj de arena

Técnicas para optimizar el tiempo en el examen de oposiciones

Existen diversas técnicas de optimización del tiempo en una prueba. Hay mucha literatura disponible al respecto, por lo que puedes decantarte por otros métodos diferentes al que exponemos a continuación. Lo que si te recomendamos es que, de una forma o de otra, tengas al tiempo bajo tu control. Muy poca gente lo hace y eso lo convertirá en una baza a tu favor.

El examen, en el caso que hemos tomado como referencia, constará de dos documentos:

  1. Un cuadernillo con las preguntas numeradas de la 1 a la 105, y las cuatro posibles respuestas de cada pregunta con su correspondiente letra (a b c d). Sobre este cuadernillo puedes escribir todo lo que quieras ya que no tienes que entregarlo al final del examen (te lo llevarás a casa).
  2. Una hojilla de respuestas, donde para cada número de pregunta, deberás marcar la letra de la respuesta que consideras correcta. Esta hoja es la que entregas al terminar el examen y, por tanto, aquí solo debes escribir tus datos identificativos y la respuestas, nada más.

Cómo optimizar el tiempo del examen

Para optimizar el tiempo de tu examen te propongo hacerlo por ciclos. El objetivo es no quedarnos bloqueados contestando aquellas las preguntas en las que tenemos dudas. Para ello, vamos dando sucesivas lecturas al cuestionario contestando en cada vuelta solo aquellas preguntas que tengamos más claras.

A. Primera vuelta (40 minutos)

En una primera vuelta leemos todo el examen, haciendo con cada pregunta lo siguiente:

  • si tenemos clara la respuesta sin ningún género de dudas tachamos el número de pregunta en el cuestionario, marcamos con un círculo la respuesta correcta y además, marcamos la solución en la hojilla de respuestas. Por ejemplo, si al ver la pregunta 5 del cuadernillo tenemos clara que la respuesta es la “d”.En el cuadernillo lo marcaríamos así:

    Y de esta forma en la hoja de respuestas:
  • si la pregunta nos genera dudas dejaremos pendiente la respuesta para la siguiente vuelta; no obstante, con objeto de identificarla rápidamente en la siguiente vuelta, marcamos con un círculo el número de la pregunta en el cuadernillo del cuestionario y marcamos con aspa las respuestas que tenemos certeza que no son correctas. En este caso no escribimos nada en la hojilla de respuestas (lo haremos en la siguientes vueltas). Por ejemplo, al ver la pregunta numero 7 tenemos dudas aunque si sabemos que la respuesta “b” es incorrecta;En el cuadernillo lo marcaremos de esta forma:
    y no marcamos nada en la hoja de respuestas:

Al final de la primera vuelta habremos leído el examen completo contestando las preguntas que sabemos y -ésto es lo importante-: sin perder tiempo en las que no sabemos. No debemos emplear más de 20 segundos en cada pregunta, por lo que al terminar esta vuelta debemos haber consumido algo menos de 40 minutos; mira tu reloj y comprueba cuanto has tardado en realidad. No te extrañe si en esta primera vuelta solo has contestado 30 preguntas, es normal.

B. Segunda vuelta (30 minutos)

Una vez terminada una vuelta volvemos de nuevo al principio del cuadernillo.

Ya no tenemos que leer las preguntas cuyo número hemos marcado con un aspa (son las preguntas que ya tenemos contestadas). Nos centramos solo en aquellas que, aunque las hemos marcado como dudosas, estamos casi seguros de que conocemos la respuesta. Nos damos 30 minutos para dar esta vuelta.

En el cuadernillo marcamos las preguntas igual que lo hicimos antes, es decir: si ya nos hemos decantado por una respuesta tachamos el número de pregunta, marcamos con un circulo la respuesta que consideramos correcta y ahora sí: la pasamos a la hojilla de respuestas. Si seguimos teniendo dudas no la contestamos y pasamos a la siguiente pregunta.

En esta segunda vuelta tenemos algún tiempo para pensar, si bien debemos asumir que cometeremos algunos errores. Lo importante es no perder tiempo. Estaría bien contestar en esta vuelta entre 20 y 30 preguntas.

C. Repaso de las preguntas que has dejado pendientes (50 minutos finales)

Si hemos cumplido las previsiones, a estas alturas de la prueba debemos tener entre 50 y 60 preguntas contestadas y aún nos quedan 50 minutos. Esos minutos son para ir dando sucesivos repasos a las preguntas que hemos dejado pendientes: tenemos aproximadamente un minuto por pregunta. Puesto que para el final hemos dejado aquellas preguntas donde tenemos un mayor nivel de dudas es normal que ahora le dediquemos más tiempo y también que asumamos un mayor riesgo.

Un buen examen no debe tener nunca más de 5 preguntas sin contestar.

Como norma general, te recomiendo contestar todas las preguntas del cuadernillo ya que los errores penalizan poco, pero déjame matizar esta afirmación ya que contestar a lo loco, rifando las respuestas, tampoco te va a ayudar. Mi consejo es contestar a todas aquellas preguntas en las que eres capaz de descartar al menos alguna de las respuestas, es decir, si dudas entre dos o como mucho, tres alternativas.

Te recomendamos practicar estas técnicas en casa con exámenes reales.

Mucha suerte.

 


Daniel González Valencia
Preparador de oposiciones en la Academia Claustro

Este contenido no permite comentarios.