Consejos para los nuevos universitarios - Academia CLAUSTRO Sevilla

Consejos para los nuevos universitarios

Cuando un alumno aprueba el examen de acceso a la universidad, dejar atrás el instituto o el colegio en el que ha estudiado durante años y entrar en una facultad le supone un cambio drástico en su vida.

Con mucha frecuencia, el estudiante no termina de adaptarse al nuevo ambiente universitario y se ve desbordado por la situación.

Casi uno de cada cuatro estudiantes universitarios debutantes (21,2%) abandona su carrera en el primer curso, según datos del Ministerio de Educación.

Dejar el instituto, los compañeros y profesores de siempre y adentrarse en un gigantesco campus supone, para muchos, un trauma que los lleva al fracaso. Para evitar patinazos, Enrique Castillejo y Gómez, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Pedagogos y Psicopedagogos de España, y Antonia de la Torre, coordinadora de la Comisión de Coaching Educativo de la International Coach Federation España, dan algunas claves de éxito.

Cambia el chip

“Los alumnos que van a la Universidad ya no son bachilleres que, prácticamente, hacen sólo lo que se les manda”, afirma Castillejo. Así, el primer paso para ser un buen estudiante universitario es, ni más ni menos, que creérselo. “Deben aprovechar todas las opciones que se le abren”, continúa, “como los cursos, conferencias, etc.”.

Márcate unos objetivos realistas

De la Torre lo tiene claro: “La Universidad es un entorno más exigente, donde encuentran mayor libertad, pero muchas veces no están acostumbrados a ella”. De esta forma, cada alumno debe ser consciente de hasta dónde puede llegar, marcando claramente sus objetivos antes del inicio del curso.

La Universidad es tu trabajo

Igual que cualquier trabajador, el universitario tiene unos horarios muy definidos: clases, cursos, horas de estudio, momentos de ocio…”Debe organizar su tiempo adecuadamente”, explica Castillejo. “Por ejemplo, antes de las clases, es aconsejable haber leído algo sobre la materia que va a recibir, para tener una experiencia previa”.

¡Confía en ti!

Además de cambiar el chip rápidamente, los expertos aconsejan potenciar un valor fundamental a estas edades: la seguridad y la autoconfianza. “El nuevo entorno, los nuevos compañeros y profesores, las relaciones que se forman… son miedos comunes a todos”, argumenta De la Torre.

No eres un amanuense

“Hay una máxima: o escuchas al profesor y aprendes o tomas notas”, apunta Castillejo. Así, el estudiante debe dejar de lado el “deporte nacional”, como lo denomina Castillejo, de tomar apuntes al dictado. “Lo ideal es coger unas notas que sirvan de apoyo al estudio”, detalla.

Deja los prejuicios en la entrada

Muchos alumnos se muestran muy reacios a conocimientos que no sean materia pura y dura vinculada a su carrera universitaria. Que levante la mano el estudiante de Periodismo que no ha torcido el gesto ante una asignatura de Economía. Pero blasfemar ante una materia que “no es de lo mío” no sirve para nada. “El mundo profesional no está reducido a un ámbito: la interdisciplinariedad es una realidad, por lo que hay que abrir la mente”, señala Castillejo.

La libertad es un derecho… y un deber

Estudiante: ya no hay nadie que te diga lo que tienes que hacer, ni siquiera que te obligue a entrar en el aula. Pero eso no significa que debas pasar horas enteras en la cafetería jugando al mus. “Es muy importante trabajar la responsabilidad”, indica De la Torre. “Los docentes nos inciden mucho en este aspecto para trabajar la madurez del alumno”, comenta.

Tus amistades marcan los límites de tu mundo

A lo largo de la ESO y el Bachillerato, el alumno está acostumbrado a tener un grupo de amigos, con los que iría hasta el mismísimo infierno. Un círculo que, en ocasiones, es opaco como una logia. Pero repetir esta costumbre en la facultad es poco beneficioso. “En la Universidad, cuantos más grupos se formen, será mucho más productivo para el alumno”, cuenta Castillejo. “De esta forma, aprovecharán más su tiempo y tejerán una red de contactos con personas muy diferentes entre sí”, argumenta.

Vence tus miedos

Todos nos enfrentamos a pruebas a lo largo de nuestra vida. Y dejar el instituto de siempre para adentrarse en un campus universitario es una más. Así, lo más recomendable para llegar a buen puerto es “enfrentar la situación cuanto antes”, como detalla De la Torre. Ser consciente de la nueva tesitura, acometer las dificultades y tener una mentalidad positiva. En una palabra: ser valiente.

…Y un pequeño detalle: ¡estudia!

Parece obvio que un estudiante se dedica a estudiar, pero para muchos es una parte que no les acaba de quedar clara ante las luces de neón de los nuevos amigos y la libertad extrema de su nueva vida. “El alumno debe evaluarse a sí mismo para saber si ha conseguido los objetivos marcados”, según la opinión de Castillejo. “Esto no implica sólo ir a clase: debe conocer los grupos de trabajo de los departamentos, visitar la biblioteca, ir a charlas…”, concluye.

Si el alumno sigue estos consejos, seguro que su adaptación a la vida universitaria será completamente exitosa y satisfactoria para sus intereses.


Si te ha gustado el artículo, compártelo !

Fuente: Diario El Mundo / RDJ

Quizás te interese también…

Universidades y futuro laboral

Tags:

Este contenido no permite comentarios.