Andalucía reprograma los exámenes de oposiciones previstos en 2020 hasta final de año

Andalucía reprograma los exámenes de oposiciones previstos en 2020 hasta final de año

Andalucía permitirá exámenes presenciales de oposiciones con un máximo de 50 aspirantes por aula

La pandemia obligó a suspender las pruebas de Educación y Administración

Más de 100.000 opositores se quedaron el 14 de marzo pasado compuestos y sin examen, entre los cuerpos de Administración General y Educación de la Junta de Andalucía.

En el caso de Salud no ha habido ese problema. El estado de alarma que decretó el Gobierno central para intentar frenar el avance del coronavirus en España rompió las previsiones de decenas de miles de opositores que llevaban meses o incluso años planificando su vida en torno a la fecha de un examen que nunca se celebró.

Según cálculos de la Consejería de Presidencia, Administración Pública e Interior, solo en los cuerpos de Administración General 70.700 personas se vieron afectados por la anulación de exámenes. En realidad, indican desde el Instituto Andaluz de la Administración Pública (IAAP), el estado de alarma afectó a procesos en los que había 125.168 solicitudes en 13 procesos selectivos y 46 exámenes que se quedaron en el limbo por el confinamiento.

Juan Carlos González, director del IAAP, explica que aunque se parasen los exámenes, los procesos selectivos no se detuvieron porque los funcionarios siguieron gestionándolos desde casa gracias al teletrabajo. Con una salvedad: «No se avanzó en los exámenes de las categorías C1 y C2 porque había documentación que revisar en papel y ni se podía sacar de la sede del IAAP ni se podía ir físicamente a trabajar».

Así, señala González, la Junta ya se ha puesto al día con la reorganización de todas estas pruebas, que han sido reprogramadas de aquí a final de año. Se ha trabajado intensamente, subraya, para que los opositores tengan cuanto antes fecha de examen.

Pero, aunque se retome el calendario ajeno al coronavirus, los opositores notarán diferencia. La principal es que tendrán que hacer las pruebas con la mascarilla puesta. Así lo ha indicado la Consejería de Salud y Familias.

En las aulas —que tendrán menos personas— habrá gel hidroalcohólico a disposición de todos. Todo esto encarece el coste de los procesos porque «si antes teníamos exámenes con 200 o 300 personas a la vez, ahora lo vamos a reducir a 15 o 20 como mucho», explica el director del IAAP. Para ello, cuentan con aulas en institutos de cada provincia que cede la Consejería de Educación. En Sevilla habrá siete; en Huelva, tres; en Córdoba, dos y en el resto de las provincias, una sede de este tipo.

No acaban ahí las novedades. Una vez acabado el examen, los folios de las pruebas se empaquetarán durante al menos seis horas para evitar contagios. Y, antes y después de los exámenes, se desinfectarán las aulas.

Con esas condiciones, antes de diciembre tienen previsto desde la Consejería de Presidencia que todos los procesos de oposiciones que paró el Covid-19 estén ya iniciados. Y el objetivo es que, superada esta crisis, se puedan celebrar anualmente las oposiciones de Administración General.

En el caso de Educación, la Consejería y los sindicatos acordaron en la Mesa Sectorial aplazar las pruebas de las pruebas de acceso a la función pública para los profesores de Secundaria, Escuela Oficial de Idiomas y Formación Profesional para 2021. Serán más de 30.000 personas las que deberán esperar un año más.

El sistema de oposiciones en Educación tiene sus particularidades. Cada año se convoca un cuerpo de forma alterna. Si el año pasado se celebraron las pruebas de Educación Primaria, este año era el turno de Secundaria y el año que viene, otra vez Primaria. Esa cadencia se ha roto.

De esta forma, el año que viene se harán las pruebas que hubieran correspondido a este curso y, el siguiente, las de Primaria. Desde la Consejería de Salud señalan que en el ámbito sanitario no ha habido opositores afectados porque todos los exámenes estaban ya hechos y se ha trabajado en otras tareas durante el confinamiento.

El cambio de calendario ha trastocado la vida no solo de los opositores –que también–, sino de las academias, que preparan a quienes quieren una plaza de profesor y a las personas encargadas de las pruebas. Un mal que hay que asumir para conjugar las pruebas con las medidas de seguridad e higiene impuestas por el coronavirus.


Fuente: ABC de Sevilla

Tags: , , ,

Este contenido no permite comentarios.